martes, 1 de julio de 2008

Verano.

Voy a definir la libertad.

Consiste en ir en un tren de vuelta de la universidad, tras haber clavado el último examen. Es ver el paisaje pasar mientras escuchas la lista de "favoritos" en el ipod. Sonreír como un tonto, simplemente porque estás contento. Pensar que cada día de esta semana vas a ver a esas personas que has tenido lejos durante los exámenes, porque solo podías concentrar tus fuerzas en estudiar y estudiar. Tiempo libre, sí.

Que podré leer, escribir, revelar las fotos de este año. Llenar el corcho de una vez. Conseguirle un compañero de cuarto a Zabi. Y hacer lo que yo quiera.

No más despedidas a las 12 por tener que estudiar, aguantarme las ganas de esa partidita extra, o no acabar los libros aunque solo les queden 100 paginas. Machacar a mi hermano mayor al Civilization, picarme con el pequeño al Budokai. Acoplarme a la piscina o al pisito mágico.

Que esta tarde me voy a la tetería, mañana a la playa, pasado a Valencia, el viernes cena de clase y el sábado cumpleaños (el domingo contaré las bajas).

Y que es solo el comienzo, que tengo 3 meses por delante.

Decreto el estado de felicidad permanente =)


"Ven conmigo al último destino,
cenaremos algo juntos y después me iré contigo.
No te escondas y me digas que no quieres,
sólo déjame soñar..."


PD: A mi hermano, que me estará leyendo: asúmelo! =P

1 comentario:

  1. jajajajaja.
    3 meses es mucho tiempo, a disfrutar pues!:)

    ResponderEliminar

Di "amigo" y entra