martes, 16 de septiembre de 2014

La letra pequeña

- Acepto toda responsabilidad derivada del presente contrato. Entiendo que es un compromiso profundo y serio, que va a exigir dedicación y esfuerzo desde el primer día hasta el último. Me declaro un adulto consciente e independiente que toma esta decisión voluntariamente.

- Mis circunstancias personales son adecuadas. Declaro haber resuelto todos los asuntos pendientes derivados de pasadas relaciones o, en su defecto, resolverlos con la mayor celeridad, asumiendo que me debo única y exclusivamente a esta relacion, durante toda su duración.

- Acepto pedir disculpas, aún cuando crea tener razón, pues entiendo que importa más el bienestar de la pareja que la "victoria" en una disputa. Entiendo que no hay tal "victoria". En una discusión la pareja siempre pierde.

- Me comprometo a que las discusiones, si ha de haberlas, se llevarán a cabo a través de los medios correctos. En persona siempre que sea posible, por medios audiovisuales si no. Jamás recurriremos a medios escritos como "Whatsapp" para mantener discusiones sobre temas difíciles, pues entendemos que los malentendidos que propician siempre empeorarán las circunstancias.

- No pretenderé cambiar a la otra persona. A la hora de pedir algo, analizaré profunda y fríamente si estoy en el derecho de hacerlo. Comprenderé el esfuerzo que supondrá para la otra persona y estaré dispuesto a ofrecer un esfuerzo equivalente o superior para ayudar al mismo.

- No mentiré.


- Cuidaré la relación también en lo bueno. No me relajaré, no la daré por hecho. Buscaré cosas nuevas que hacer juntos, expresaré mis sentimientos. Defenderé a la pareja (como conjunto) frente a cualquier injerencia, exterior o interior.

- No trasladaré asuntos negativos a la cama. Y viceversa.

- Entenderé que mi pareja, aunque constituye un uno conmigo, sigue manteniendo su carácter individual. Aceptaré sus amistades, actividades y espacio. No usaré este espacio para flirteos, coqueteos o infidelidades de ninguna índole.

- Empatizaré con mi pareja. Ante una reacción de enfado o dolor, buscaré primero el comprender cómo se siente antes que buscar la forma de defenderme. Si mi pareja es una persona impulsiva, entenderé que no todo lo que dice en el calor del momento es real. Si soy una persona impulsiva, me contendré al máximo para evitar dañar.

- Si sucediera lo peor y el presente contrato tuviera que romperse, me comprometo a hacerlo de la forma más cuidadosa posible, manteniendo todos los compromisos adquiridos en base a esta circunstancia. Controlaré mis sentimientos y emociones hacia mi ya ex-pareja, para lo bueno y para lo malo. No le haré daño, ni de una forma o de otra. Intentaré alcanzar el estado de paz lo más pronto posible y, al final, dejar solo buenos recuerdos.


Y ya se sabe lo que ocurre cuando firmas un contrato sin haber leído la letra pequeña.

domingo, 14 de septiembre de 2014

10:07

Dedico mis bailoteos matutinos a las presencias dañinas que hace meses que espolean a Jinx contra mí. Quizá peco de falta de claridad en este mi blog, por una vez haré una excepción: que os jodan. Yo sigo bailando.

Y Jinx cada día está mejor, gracias.

martes, 9 de septiembre de 2014

Es lo correcto

- ¿Cómo te sientes al respecto?
- Es lo correcto
- Siempre evitas esa pregunta. ¡"Es correcto" no es un sentimiento!
- Para mí lo es
- ¿?
- Para mí el sentido de la justicia es de lo que llevo más incrustrado. Si algo es correcto, es que se siente bien, estoy a gusto con ello entonces porque es lo que percibo como justo. Y al contrario. Si te digo alguna vez "no es justo" es que me está doliendo de verdad.


+1 a comprensión mutua.

lunes, 1 de septiembre de 2014

Te doy media noche

Yo solía creer.