viernes, 19 de junio de 2015

Aún

Leí  o escuché decir una vez que la adolescencia es una etapa difícil porque uno se está definiendo y buscando a sí mismo. ¿Eso implica que con veintilargos se ha parado? ¿Que ya te conoces y tienes tu brújula definida?  ¿Que estás en paz por que tienes una decisión que tomar en cada encrucijada, unos principios para vértelas con el mundo? Una forma de decir "soy como soy y esto es lo que funciona para mí".

No creo. Yo todavía me sigo buscando. No sé cual es mi camino. Ahora entiendo una o dos cosas sobre cómo soy, sobre lo que quiero y no quiero pero mis certezas se acaban ahí.

Por ejemplo.

Entiendo que soy libre, que quiero serlo. Que jamás voy a hacer o dejar de hacer algo que me parece correcto sólo por doblegarme.

Que mi ética es mía, que si no hago algo que pienso que está mal pero cuyos resultados me beneficiarían es porque realmente no me beneficiarían. No saldría ganando. Porque tendría que vivir conmigo mismo y no quiero ser esa clase de persona. Me quiero y me aprecio y no voy a destruir eso por un "error".

Me garantizo que nunca voy a limitar la libertad de otra persona. Que nada vale lo que no te han ofrecido por propia voluntad. Que aunque hay cambios y amoldes por un beneficio mutuo, en la mayoría de los casos se trata de un "o lo tomas o lo dejas". Si no sé querer a alguien por lo que es, mejor sigo buscando.

Creo firmemente que el daño no se justifica. No es una consecuencia obligatoria de las relaciones interpersonales, por mucho que se extienda que sí. Aguantaré los golpes que haga falta por alguien que me importa, pero no de alguien que me importa. El que golpea no se merece estar ahí.

Entiendo que tengo mi equipaje y mis irracionalidades. Yo también sufro de secuestros emocionales - si hasta le he puesto nombre al demonio que a veces se me lleva. Me debo controlarlo hasta el límite de mis posibilidades y algo más.

Entiendo, como digo, una o dos cosas sobre cómo soy, sobre lo que quiero y no quiero.

Pero sigo sin saber.

Hasta dónde se pelea por alguien que se va. Hasta dónde se perdona si la balanza está desbalanceada. No sé ver hacia qué lado se desbalancea - la viga en el ojo propio o en el ajeno. No sé aún cuándo actuar, cuándo parar, cuándo empezar. No sé si fue culpa mía, de la otra persona o de nadie. No sé si ya estoy preparado. No veo el final del camino, no sé qué voy a hacer en uno, cinco, diez años. Y aunque me he vuelto excesivamente bueno en no disminuir el paso - "tú es que todo lo tienes claro" - mi casa de ventanas rotas y madera agrietada sigue sin tener terminados los cimientos. Aún.

miércoles, 3 de junio de 2015

Los Secretos - Ponte en la fila


Nubes negras a mi alrededor

y en mi vida el sol no brilla.

Si has venido a ponerme peor,

ponte en la fila.



Lo que dije te enloqueció,

no pareces ser la misma.

Si rompiste mi corazón,

ponte en la fila.



No tiene final, no veo el final

tan largo fue el dolor.

Y en la fila tienes que esperar,

para estar mejor.



Lo que hago siempre está mal,

eso es lo que tu opinas.

Aunque el mundo ha pasado ya,

ponte en la fila.



No, no tiene final, no veo el final

tan largo fue el dolor.

Y en la fila tienes que esperar,

para estar mejor.



Nubes negras a mi alrededor

y en mi vida el sol no brilla.

Si has venido a ponerme peor,

ponte en la fila.



Nunca quise hacerte sufrir,

tampoco amargar tu vida

Si con la culpa me quieres cubrir,

ponte en la fila.

Si esas lágrimas son para mí,

ponte en la fila.