sábado, 25 de octubre de 2008

¿Amor o mentira?

¡Mentira o nada!


Y es que cuando el miedo gane la batalla, yo no estaré ahí para sufrirlo. Huiré para combatir otro día, aunque acabe siendo la misma guerra (la misma derrota). Y así hasta ganar o quemarme.


Y si el miedo me borra del cuento, voy y le digo "no quiero jugar".
¿Es el miedo a ser real? Y si el miedo me gana este pulso, le doy la espalda y le digo "no quiero jugar".

3 comentarios:

  1. A mí jugar me encanta. Aunque al final pueda perder (y eso es lo más frecuente :-) el tiempo de juego es genial, no me digas que no. De hecho, no solo me gustar jugar, también que jueguen conmigo. ¡Ya habrá tiempo para ver las cosas desde fuera! Y entonces será cuando nos arrepintamos por haber perdido, incluso, la oportunidad de perder.

    ResponderEliminar
  2. @ Art.DM.
    Visto así... Pero mis malos recuerdos se convierten pronto en recuerdos no tan malos y al final son unos recuerdos más. Y a veces es bueno pasar página, no es lo mismo que huir exactamente. ¡Qué cosas tan complejas!

    ResponderEliminar

Di "amigo" y entra